El 1 de mayo de 2024 entró en vigor una nueva etiqueta turística. Se trata de la etiqueta «Destino de Excelencia». Sin duda habrás oído hablar de las estrellas concedidas a los hoteles o de las famosas banderas azules que ondean con la brisa en las playas limpias, pero ¿conoces los criterios para que un destino sea reconocido como una auténtica pepita de oro turística? ¿No? ¡Te lo contamos todo en este artículo!

¿Qué es el Sello de Destino de Excelencia?

La etiqueta Destino de Excelencia se concede a los destinos que no sólo ofrecen una experiencia turística incomparable, sino que también están comprometidos con el turismo sostenible y responsable. Esta etiqueta es un poco como el Globo de Oro del mundo turístico, ¡pero sin alfombra roja ni discursos interminables!

Condiciones para obtener el Sello

1. Un compromiso con el desarrollo sostenible

Para obtener esta etiqueta, un destino debe mostrar sus credenciales ecológicas. Esto significa que todo, desde la gestión de los residuos hasta la conservación de las zonas naturales, debe diseñarse de forma respetuosa con el medio ambiente.

2. Calidad de servicio impecable

La calidad del servicio también es un aspecto clave de esta etiqueta. Una cálida bienvenida, un servicio impecable y la atención al detalle son esenciales para que los visitantes se sientan como la realeza.

3. Una rica oferta cultural

Un buen candidato para esta etiqueta ofrece una inmersión cultural que va más allá de los recuerdos tópicos y los restaurantes turísticos. Hablamos de una interacción real con la cultura local, en la que cada visitante pueda sentirse un poco más como un lugareño y un poco menos como un extranjero.

4. Accesibilidad y comodidad

Un transporte público eficiente, instalaciones adaptadas a las necesidades de las personas con movilidad reducida e información clara y disponible en varias lenguas son esenciales. Al fin y al cabo, ¡la excelencia también tiene que ver con la accesibilidad!

¿Por qué aspirar a la etiqueta Destino de Excelencia?

Obtener esta etiqueta no es sólo motivo de orgullo; es un auténtico reconocimiento que nos distingue. También atrae a más visitantes y fomenta las prácticas sostenibles en la comunidad local. Es accesible a un amplio abanico de profesionales del turismo, incluidos restaurantes, profesionales del alojamiento, lugares de actividades y visitantes y empresas de transporte. Es un poco como conseguir una estrella Michelin, ¡pero para todo un local!

El proceso de solicitud

El proceso de solicitud es muy preciso. Los destinos deben presentar primero una solicitud detallada, que será evaluada por un grupo de expertos. Este expediente debe incluir pruebas concretas de los compromisos asumidos en materia de desarrollo sostenible, calidad de la acogida, oferta cultural y accesibilidad. Esta etiqueta será renovable cada cinco años.

Si eres un responsable local de la toma de decisiones o un agente del sector turístico, ¿por qué no consideras la posibilidad de solicitar esta etiqueta? ¿Y qué hay de vosotros, queridos viajeros? Para vuestra próxima escapada, ¿quizá buscáis un destino con sello de calidad para una experiencia de excelencia garantizada?