Estas son las únicas palabras que están en nuestros labios: ecológico y local. Así que si tiene un restaurante u ofrece algunos productos a sus clientes, opte por estos dos importantes valores. Le mostraremos cómo.

1. Por qué es importante empezar

¿Por qué elegir etiquetas ecológicas y locales? Simplemente para ganar nuevos clientes, ayudar a su región y apoyar al planeta.

Los viajeros buscan cada vez más la autenticidad. Para ellos, visitar un país o una región incluye ahora un descubrimiento culinario. También intentamos cada vez más cuidar nuestro cuerpo comiendo mejor, lo que significa consumir alimentos ecológicos. Así que si un establecimiento le ofrece opciones ecológicas y compra a unos cuantos productores locales, la elección será rápida.

Piensa también en la asociación. Si se abastece de carne de un productor local, puede especificarlo y ellos podrán decir que abastecen a un hotel, con lo que podrían remitirle a sus clientes. Es un círculo virtuoso.

2. Qué sugerir

Por supuesto, cambiar y modificar su oferta llevará tiempo.

Empiece poco a poco, por ejemplo:

  • Para los desayunos: sugiero mermeladas locales, frutas y verduras ecológicas (y locales si es posible), pan de la panadería de enfrente…
  • Almuerzo: ¿por qué no ofrecer un vino biodinámico? ¿O vino de los viñedos de al lado? ¿Carne del productor local o verduras de la huerta?
  • Por último, para cenar: pasta fresca de un artesano, alcohol local, flores en la mesa…

 

Todo ello le permitirá establecer vínculos con los minoristas, conseguir ventas adicionales de los clientes que han probado y apreciado sus productos y, por último, hacer correr la voz sobre su marca o su establecimiento gracias al boca a boca.

En conclusión, no es necesario que toda su oferta sea ecológica, pero ofrecer algunos productos ya es una muy buena iniciativa. Y si quieres ir aún más lejos
opta por lo casero
¡!